La vegetariana, Han Kang

La vegetariana. Había oído hablar de ella. Fue en uno de esos canales de YouTube donde ser entendido en literatura significa echar mucha espuma por la boca y estar insatisfecho con todo aquello que es fácil y comprensible. Porque si no es hermética, fría, indescifrable, no es literatura.

No ha sido hasta casi un año después que esta novela se ha vuelto a cruzar en mi camino. La pesé: apenas 200 páginas. No me matará. Y lo dije con incredulidad. Sabiendo que últimamente nada pasa el corte y me cuesta ir más allá de la tercera página. Pero la he devorado.

El prólogo es ese amigo que te presta el libro y te dice: «Prepárate: Dumbledore muere». Necesario quizá, pero totalmente prescindible. Disculpe señor, hay una novela en su prólogo. En serio. NO.

La vegetariana es una novela a 3 voces. Marido, cuñado y hermana tejen el relato de Yeong-hye, la vegetariana, mientras nos cuentan su propia historia. Una protagonista sin voz. Una sombra en las dinámicas de poder familiares y sociales. El incómodo guisante bajo el colchón que no deja dormir tranquilo a nadie.

Bajo el paraguas de una decisión aparentemente inocua (no volver a comer carne), Han Kang nos habla de patriarcado, violencia y libertad. Del poder inherente a nuestra existencia. O la falta de él.

No es una novela previsible. O quizá sí. Pero a cada página sientes que la historia se te va de las manos. Con asombro ves caer cada ficha de dominó como si no pudieses imaginar el final. Quisiera decir que la bola de nieve se hace tan grande que la escritora abandona el marco de la realidad. Pero no es así.

¿Mi parte favorita? El marido. Sus pensamientos golpean con fuerza. Su frialdad corta como un cuchillo bien afilado mientras todo está por suceder aún. La cotidianidad de su violencia te sacude en silencio. Las disculpas de la familia de ella por su «mala actitud». Simplemente brutal.

Comienza así…

«Antes de que mi mujer se hiciera vegetariana, nunca pensé que fuera una persona especial. Para ser franco, ni siquiera me atrajo cuando la vi por primera vez.»

Deja un comentario

Suscríbete a SabáticoFeminismo. Arte. Libros... ¡y mucho más!

¡Suscríbete!

Únete a la familia sabático y sé el primero en leer todas las novedades.

A %d blogueros les gusta esto: