Mujeres artistas.

¿Por qué hablar de mujeres artistas? ¿Por qué tomarse la molestia?

En mi búsqueda interminable de referentes, de espejos en que probarme vidas distintas, no podían faltar las artistas. Pero de pronto me surgió una pequeña duda que amenazaba con dinamitarlo todo: ¿si estas mujeres no son conocidas, quizá es que su trabajo no era lo suficientemente bueno?

En seguida surgen mil excusas y disculpas. Tenían más dificultades para acceder a una buena formación, menos recursos para hacerse con pigmentos de la mejor calidad, menos apoyo social y familiar (muchas empezaban su formación en el taller de su padre y lo abandonaban al casarse). Es natural que fueran artistas menores. Además, muchas veces eran obligadas a dedicarse a géneros considerados menores (bodegones, flores, escenas domésticas..) y en pequeños formatos1. Pero espera un momento, ¿no están los museos llenos de obras de artistas menores hombres?

En su libro «Las olvidadas» Ángeles Caso hace la siguiente reflexión: grandes genios de la pintura, personas excepcionales cuyo arte sobresale al de sus coetáneos hay muy pocos. Muy muy pocos hombres. Y es lo normal. ¿Por qué entonces juzgamos a las mujeres, como colectivo, porque la mayoría de ellas no fueran sobresalientes?

Por otro lado, muchas de las obras de estas mujeres fueron erróneamente atribuidas (pese a estar firmadas) tanto a sus maestros, artistas de gran reconocimiento, como a pintores de su época. Así algunas obras de Frans Hals o Rembrandt eran en realidad de Judith Leyster (discípula de Hals)1. Obras de Tintoretto eran en realidad de su hija Marietta Robusti2. Obras de Sofonisba Anguissola se atribuyen a su coetáneo Sánchez Coello. Obras de Artemisia Gentileschi se atribuyen a su padre Orazio. La lista no acaba. Pero, ¿si tu obra puede pasar por ser de Rembrandt… cómo vas a ser una artista menor?

Es difícil justificar la autoría de una obra cuando no existen «recibos» por la venta de las mismas. Pero claro, si recordamos que recibir pagos en la época te equiparaba con ser una puta… Que como mis cuadros son tan buenos, tu me harás un regalo de gran valor. Pero de eso no quedará constancia.


1.- «Las olvidadas» de Ángeles Caso
2.-https://mujeresmirandomujeres.com/medievales-barrocas-renacentistas-tal-dia-como-hoy/

Deja un comentario

Suscríbete a SabáticoFeminismo. Arte. Libros... ¡y mucho más!

¡Suscríbete!

Únete a la familia sabático y sé el primero en leer todas las novedades.

A %d blogueros les gusta esto: